Crónicas de los Planos: Faerûn (VII)

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page
La Torre de Elminster - Michael Mueller

La Torre de Elminster – Michael Mueller

“4 de Hammer del 1375 C.V.

Por suerte, la noche ha sido fructífera, y gracias a Lathander, hemos encontrado a un superviviente de Morningdawn Hall: el hermano Rewell Thunderstorm.

Aliviado por encontrar a otro sacerdote del Señor del Alba, Rewell nos habla sobre el ataque contra el Templo de Lathander. Nos cuenta que presenció cómo los zentharim llevaban los cadáveres de los sacerdotes hacia la Torre de Ashaba. Además, tiene la certeza de que hay agentes de Shar involucrados en el ataque. Dada la rivalidad entre Lathander y la diosa de la noche debo admitir que no me extraña. (Y las implicaciones van más allá. La Señora de la Pérdida es una de las más enconadas enemigas de Mystra, lo que podría tener relación con el estado de la Urdimbre).

Por desgracia, Rewell es conocido entre los valletanos, por lo que mientras estemos de incógnito no podemos llevarlo con nosotros, por lo que hemos establecido un punto de reunión con él para más adelante, cuando tengamos más información.

Tras ello nos dirigimos a las ruinas de la torre de Elminster (algo muy valiente por nuestra parte, no solo por el riesgo de ser descubierto por los Zhentarim, sino por la alta probabilidad de encontrar conjuros mágicos activos y peligrosos en los restos de la torre de un Archimago), y tras una búsqueda rápida encontramos una trampilla oculta. Curiosamente, la magia parece funcionar correctamente en la torre, pues la trampilla está protegida por un glifo custodio de considerable poder, por lo que me vi obligado a recurrir a un campo antimagia para poder entrar. (Personalmente, dudo que fuese un Glifo Custodio lo que logramos pasar. El genio de Elminster puede definirse, en el mejor de los casos, como retorcido…)

Una vez en el interior, se manifestó ante nosotros una mujer fantasmal llamada Ilsheen, guardiana de la torre. Curiosamente, pese a ser claramente algún tipo de espectro, no sentí en ella el oscuro toque tan característico de la nigromancia. 

Ilsheen nos dio la bienvenida nada más vernos, agradeciendo por fin algo de compañía, y nos relató la caída de la torre. (Siempre había oido los rumores de que Elminster guardaba un espectro guardián en su torre. No podía sospechar que fuese tan encantador).

Al parecer días atrás la torre fue infiltrada por poderosos espías de Shar que lograron pillar a Elminster por sorpresa y herirlo, lo cual activó sus contingencias transportándolo a él y a su torre a lugar seguro.

Ilsheen confirmó nuestras sospechas sobre la profecía de Azuth, revelándonos que la tumba de Aumry se encuentra en las afueras del Valle, y para ayudarnos nos entregó un Cofre de Leomund perteneciente a Elminster, en el que se encontraba un Sextante Planar, que será de enorme ayuda para cuando encontremos el portal que mis aliados están buscando. (Sabía que podríamos encontrar algo de utilidad aquí. No esperaba que pudiese serlo tanto, sin embargo. Fue en ese momento cuando comenzó a germinar la idea que nos llevará de vuelta a Faerûn cuando llegue el momento a Idan y a mí… ¡o eso espero!)

Por último, nos dirigimos a la casa de Iridal, en la que dormía al menos una decena de guardias, pero tras un buen rato de planificación logramos infiltrarnos y llegar al sótano secreto de la casa. Allí la maga encontró muchos de sus libros y pergaminos, albergando todos sus estudios sobre los planos (Una lástima que la mayor parte de mis focos se perdiesen. Estaba claro que la mayoría de los objetos mágicos que había poseido habían sido saqueados, junto a cualquier cosa de valor. Fue… extraño volver a entrar en casa después de casi un año de viaje…).

Finalmente hemos vuelto a la posada, con intención de seguir investigando mañana tras una buena noche de sueño.” (Una estilizada linea da por finalizada la entrada del día 4 de Hammer).


Séptima entrada del diario de Luor Kathar, sacerdote de Lathander, recopilada y comentada por Iridal Kant. Las entradas anteriores pueden encontrarse en los siguientes enlaces:

Los eventos de la campaña Shadowdale: The Scouring of the Land seguirán desarrollándose como Spin-Off a los hechos narrados en este diario.

Autor: David Russo
Comentarios: Ricardo García

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page

Crónicas de los Planos: Faerûn (Parte IV)

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page
Símbolo Sagrado de Azuth - Copyright Wizards of the Coast

Símbolo Sagrado de Azuth – Copyright Wizards of the Coast

(Retomamos el diario de Lúor una vez llegados al Valle de las Sombras. En este momento nos alojamos en una habitación de la Vieja Calavera, que por lo demás está atestada de mercenarios Zhentarim. Mientras planificábamos, Lúor decidía intentar obtener la guía de su Dios, para lo que elaboró un aburrido ritual sagrado de comunión con Lathander. Al menos fue aburrido al principio…)

“El divino Lathander, en su infinita compasión, ha respondido a mis plegarias. Mediante una plegaria de comunión he establecido contacto con él y ha contestado a varias de las preguntas que tenía en mente:

  • Hay supervivientes de la caída de Morningdawn Hall.
  • Elminster está vivo. (Admito que esto me calmó bastante. Sea lo que fuere lo que hubiese atacado al Valle de las Sombras, no había sido tan poderoso como para acabar con el Sabio del Valle).
  • Lord Mourngrym (el señor local, que parecía estar actuando de forma extraña en las últimas dekhanas) podría estar controlado, pero no está claro.
  • El problema de la magia no es local, pero no concierne a todo Faerûn, y mis nuevos aliados no son la causa.
  • Zaisev se encuentra, efectivamente, en el Valle.
  • El portal que buscan mis aliados se encuentra en el Valle, y no es Elminster el que conoce su localización. (Quizás éste fue el pedazo de información más útil para nosotros, si bien creo que de no haberse encontrado el portal que buscábamos en el Valle, me hubiese sentido obligada a quedarme para protegerlo. Creo que Idan también lo habría hecho, aún a pesar de las dudas que tiene sobre su origen. ¿Puede ser que, dentro de él, algo le diga que éste es su hogar…?)
  • Las memorias de Idan han sido modificadas. (Y esto me pareció horrible. No se me había ocurrido hasta ahora pensar que la causa de la amnesia de Idan pudiera tener una causa externa. Siempre pensé que su exposición a los Planos de Existencia podría haberlo confundido. ¿Qué puede significar realmente esto?)

La mayoría de esas respuestas confirman mis sospechas sobre la situación, pero lo más milagroso fue lo que sucedió a continuación.

Cuando la conexión con Lathander estaba acabando, el mismísimo Azuth, señor de los conjuros, retomó esa conexión, y mientras manifestaba una mano espectral apuntando al este-noreste, recitó:

La bruja fantasmal se desvanece, el bastón de su amado descansando al fin. Fue dado eterno reposo cuando más se la necesitaba por la sierva de la señora de la pérdida. Buscad sus cenizas donde aquellos que buscaron justicia encontraron injusticia. Están guardadas por los restos calcinados de aquello por lo que dio su vida para destruir. Dejar que el mar entre y ahogue a quien se alimenta del fuego plateado de Mystra. Quizás la mayor de las 7 puede contener el desgarro, pues aún queda poder en su beso.’

(Y he aquí una prueba de la influencia que los Dioses poseen sobre Faerûn, algo que he podido ver en muy pocos planos de existencia de los que he visitado. Que Azuth se viese empujado a actuar en pos del Valle de la Sombra era una indicación clara de que la situación era muy grave, y que afectaba a diversas esferas de poder mucho mayores de las que habíamos descubierto hasta entonces. Pero continuemos con las averiguaciones de Lúor).

Esta última parte hace sin duda referencia a Syluné Silverhand, la mayor de las Siete Hermanas, favoritas de Mystra, que murió defendiendo el Valle de un ataque de dragones rojos en una ribera cercana, al sur de donde nos encontramos. También creemos que la referencia a ‘La bruja fantasmal’ hace igualmente referencia a ella.

En cuanto a ‘La señora de la pérdida’, se trata de una referencia a Shar. (Lúor no lo menciona, pero Shar es la Dama de la Oscuridad. Probablemente se deba al antagonismo que tiene su deidad patrona, el Señor del Alba, con esta deidad oscura y vil. No me extrañaría que nuestro amigo considerase como un acto impío el simple hecho de haber dejado escrito su nombre).

Por otro lado, la parte de ‘Buscad sus cenizas donde aquellos que buscaron justicia encontraron injusticia’ creemos que hace referencia a la figura de Joadath, una persona que se declaró apóstata y se hizo un reino donde se perseguía a los seguidores de los dioses en este mismo Valle.

Con estos nuevos descubrimientos está claro que tenemos a los dioses de nuestra parte, por lo que nuestra misión es incluso más importante de lo que ninguno de nosotros podíamos llegar a sospechar. Pero con la guia de Lathander, no me cabe duda de que saldremos victoriosos.

Tras la revelación divina, Kuthan ha decidido salir a acompañar a John a dar una vuelta por el pueblo, tratando de encontrar toda la información posible sobre la situación de mano de los aldeanos, y mientras tanto creo que es un buen momento para echar un vistazo a la situación de Idan.

(Y para mi intranquilidad, los descubrimientos que hizo no fueron pequeños…)


Cuarta entrada del diario de Luor Kathar, sacerdote de Lathander, recopilada y comentada por Iridal Kant. Las entradas anteriores pueden encontrarse en los siguientes enlaces:

Los eventos de la campaña Shadowdale: The Scouring of the Land seguirán desarrollándose como Spin-Off a los hechos narrados en este diario.

Autor: David Ruso
Comentarios: Ricardo García

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page