Regreso a Casa: Un faro en la oscuridad

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page

Lidris nunca había visto a un Caballero del Dragón pero sí había oído hablar de ellos. Jhirea les había contado la aparición del grupo en la selva varias estaciones atrás. Habían causado un gran revuelo, pues habían llegado hasta allí acompañados de un atlante. Si bien en un principio habían sido confundidos con los miembros de una secta que habían manipulado a las gentes de Silith para explorar unas antiguas ruinas ocultas en el este de la selva, los Caballeros del Dragón y sus compañeros habían acabado ayudando a defender a la población local.

No solo eso: también habían entrado en contacto con Nessa, que había decidido abandonar el Poblado del Oso para acompañarlos en sus viajes. 

Lidris se estremeció. No había sabido nada de Nessa desde entonces y aún le pesaba la preocupación. ¿Sabría esta humana algo al respecto?

-¡Tranquila! -se atrevió a decir Lidris mientras se quitaba el anillo de invisibilidad de su dedo-. Estoy aquí. No voy a hacerte daño.

La dragoon fijó sus ojos claros en los suyos mientras descendía, aquella luz dorada pulsante cubriéndola de un calor arcano. Por fin posó los pies sobre el suelo de roca, su estoque todavía listo para el combate.

-No te conozco, pero conozco a tu gente -preguntó la muchacha-. ¿Perteneces al pueblo de la Meseta del Viento? ¿Los protectores de la Llama de los Elfos

-Así es -asintió Lidris y se apresuró a añadir-. Yo no soy una amenaza, pero nos encontramos en un lugar donde el peligro abunda. Estas cavernas se hallan cientos de metros por debajo de las selvas de Silith y el sol nunca las ha tocado. La luz que despides puede verse a kilómetros de aquí. Cualquier criatura que la vea vendrá a investigar. Por favor, detenla antes de que nos encuentren.

Su interlocutora pareció confusa y dedicó unos segundos a observar a su alrededor.

-Tienes razón -concluyó. Un gesto de dolor atravesó su rostro, que la obligó a llevarse la mano a la cabeza. Acto seguido suspiró y pareció relajarse. La luz que la envolvía dejó de brillar. Ambas quedaron envueltas de nuevo por la oscuridad.

-¿Estás bien? -le preguntó Lidris.

-Sí, no es nada… -contestó la muchacha sin dar importancia a la pregunta.

Pero Lidris se había vuelto a colocar los anteojos mágicos y la observaba con preocupación. Su estoque volvía a estar envainado y se pasaba las manos por el rostro y el cabello con fruición, como intentando eliminar una molestia que la acosara.

-Debemos movernos -sentenció la humana-, pero no puedo ver nada. Necesito una antorcha o alguna fuente de luz.

-No es buena idea -contestó Lidris-. Cualquier luz, por pequeña que sea, sería tan brillante como un sol aquí dentro. Dame la mano. Yo te guiaré.

La humana dudó un segundo pero luego asintió.

-Espero que sepas adónde vamos -comentó mientras le ofrecía su mano.

-Tengo claro dónde no debemos estar. Por el momento eso es lo importante.


El paso de los Caballeros del Dragón y de sus compañeros por la Selva de Silith se produjo entre el 12 y el 21 de Visiora (X) del 1508 d.S.

Lidris ha oído bien la historia, ya que Jhirea la presenció casi en su totalidad. La búsqueda de las Piedras del Dragón llevó al grupo hasta Silith, donde se toparon con un grupo de miembros de la Secta de Bahamut con el mismo objetivo. Dirigidos por un humano llamado Bale, éste se presentó como el Elegido por los Espíritus para guiar a las diferentes poblaciones que integran las comunidades de Kata Bésar hacia la prosperidad.

Con su ayuda, había estado explorando unas antiguas ruinas élficas hasta dar con las Piedras Dragoon del Dragón Morado. El grupo de Caballeros del Dragón llegó a tiempo de enfrentarse a él, pero no logró hacerse con el codiciado premio mágico y se vieron obligados a huir ante un enemigo superior en potencial mágico.

Ahora esas piedras continúan en poder de Bale y bajo el control de Bahamut, uno de los líderes atlantes que conspira por establecer el dominio de su gente sobre el resto de la humanidad.

Este relato forma parte del Arco Argumental «Regreso a Casa», del Capítulo V de Vilia: Avatares del Renacer. Puedes encontrar todos los relatos relacionados con este arco a continuación:

¿Quieres no perderte un solo relato? Subscríbete a nuestro boletín de noticias aquí y recibe un aviso en tu correo electrónico cada vez que publiquemos uno nuevo.


Autor: Ricardo García
Imágenes: Stable Difussion v1.4
Inspiración: Grupo 1 del Capítulo V de Vilia: Avatares del Destino

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page