Codicia y Castigo

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page

_DSC0073-01

– ¿Simplemente estaba aquí? – buscaba algo en las manos de aquel explorador sabiendo que algo le estaban escondiendo.

– Tal y como la está viendo mi señor – mentía el joven y harapiento explorador mientras escondía el precioso ojo de Rubí en un bolsillo.

– Parece que llegamos tarde, hay una inscripción en la piedra, no se lee muy bien pero parece que  dice “Aquel que por avaricia deje ciega a mi guardián, correrá su misma suerte y una veintena de sus hermanos le darán fácil caza y muerte” – escuchó un grito y se giro rápidamente para descubrir como de entre la maleza surgía una manda de sigilosas y hambrientas leonas relamiendose.


Wang Liao y Sakura Ichibin, explorando las Cavernas Torano Dokutsu, al sur de la Península Olvidada. Inkairu,  5 de Ithraindra, 1469 d.S.

Arrancamos la sección de microrrelatos con esta imagen y texto cortesía de nuestro colaborador Doppleganger. ¡Muchas gracias!

¿Quieres contar tu relato aquí? Ponte en contacto con nosotros.

Autor y Fotografía: Doppleganger

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *