Crónicas de los Planos: Faerûn (Parte III)

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page

El Valle de las Sombras

“4 de Hammer del 1375 C.V.

Si la situación no es desesperada poco le falta. Nos encontramos en La Vieja Calavera, la posada del Valle de la Sombra, habiendo hecho ya un primer reconocimiento de la zona, y haciéndonos pasar por una compañía mercenaria llamada Las Garras Negras. (La idea del nombre fue de Kuthan. Coincide con el nombre de las tropas que él está reuniendo en Westfallia. Muy apropiado).

Lo primero que vimos al llegar al pueblo es la constante presencia de patrullas mercenarias portando tanto el símbolo de los zentharim como el de Lord Mourngrym, e incluso antes de eso pudimos observar a un hechicero montando una bestia alada patrullando los alrededores .(Los Magos Celestes Zhentarim. Una fuerza de élite creada por Manshoon que concede a los hechiceros no solo con un aliado de inmenso poder, sino con una movilidad y unos recursos adicionales que todo mágico Zhent desearía para sí. Esta fuerza es poderosa, despiadada y muy peligrosa. Durante mi época de novicia me tentaban con entrar a formar parte de sus filas, si bien la idea nunca llegó a atraerme. Me alegro de que fuera así).

En el pueblo los mercenarios campan a sus anchas, como si el lugar fuese suyo, e incluso un grupo de ellos se ha adueñado de la casa de Iridal. (Era de esperar, en realidad. La villa es pequeña, y los Zhentarim parecen haber traido casi a un centenar de tropas, entre fuerzas Zhentilar y mercenarios. El Valle de las Sombras se encontraba abarrotada de enemigos).

Los aldeanos parecen temerosos y apesadumbrados, y apenas se atreven a mirarnos a los ojos, o a hablar si no les hablamos antes. Sin duda han sufrido todo tipo de abusos por parte de los invasores.

Por otra parte, la torre de Elminster realmente ha caído, completamente desaparecida. Según nos ha comentado la posadera, la torre explotó desde dentro dos noches antes del ataque zentharim, sin duda propiciando el ataque.

¿Qué puede tener poder suficiente como para hacer algo así al mayor de todos los archimagos? (Yo todavía no me explico cómo pudo pasar. Elminster no se dejaría sorprender fácilmente)

Es más, la extraña sensación que tenía desde que llegué ha cobrado forma. La magia parece dañada en todo el valle, anulando completamente las esferas de evocación y transmutación y debilitando significativamente las demás. ¿Tendrá algo que ver con la caída de Elminster? (La sensación, además, es asfixiante. Sientes como si la energía acumulada dentro de tu cabeza, el poder albergas en tu interior a la espera de ser desatado, se deshiciese poco a poco. Formular las palabras y los gestos del encantamiento solo consiguen hacer escapar la energía contenida de la misma forma en la que un vaso de agua desaparecería al ser arrojada en un erial, absorbida e inútil. Dentro de ti tan solo queda el vacío).

Y el templo… el impresionante Morningdawn Hall, uno de los más gloriosos templos del Señor del Alba… mi hogar durante años… destruido por completo. Cuando lo vi me costó toda mi fuerza de voluntad no lanzarme a los restos a buscar señales de algún superviviente, pero de alguna forma logré contenerme. Lograré que se haga justicia. La luz de Lathander volverá a brillar en el Valle de la Sombra.

Necesitamos más información, y sólo hay una entidad en la que confíe completamente en momentos de crisis como este. Necesito el consejo de Lathander.”


Tercera entrada del diario de Luor Kathar, sacerdote de Lathander, recopilada y comentada por Iridal Kant. Sus dos entradas anteriores pueden encontrarse aquí:

Los eventos de la campaña Shadowdale: The Scouring of the Land seguirán desarrollándose como Spin-Off a los hechos narrados en este diario.

Autor: David Ruso
Comentarios: Ricardo García

Comparte esta historia:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someonePrint this page
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Crónicas de los Planos: Faerûn (Parte V) – Vilia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *